domingo, 19 de octubre de 2008

Obras

EMILIO 

Es un tratado filosófico sobre la naturaleza del hombre aborda temas políticos y filosóficos concernientes a la relación del individuo con la sociedad, particularmente señala cómo el individuo puede conservar su bondad natural mientras participa de una sociedad inevitablemente corrupta.  Rousseau acompaña el tratado de una historia novelada del joven Emilio y su tutor, para ilustrar cómo se debe educar al ciudadano ideal.  Emilio no es una guía detallada, aunque sí incluye algunos consejos sobre cómo educar a los niños. Hoy se considera el primer tratado sobre filosofía de la educación en el mundo occidental.

El texto se divide en cinco “libros”, los tres primeros dedicados a la infancia de Emilio, el cuarto a su adolescencia, y el quinto a la educación de Sofía, la “mujer ideal” y futura esposa de Emilio, y a la vida doméstica y civil de éste.

Esta es la obra que expresa el ideal pedagógico de Rousseau, en la que expone una nueva teoría de la educación, subrayando la importancia de la expresión, antes que la represión, para que el niño sea equilibrado y librepensador.  “Emilio” es un excelente tratado pedagógico, rico en intuiciones y orientaciones, el cual influyó demasiado en la voluntad popular y democrática, como de los conservadores y románticos.

La finalidad general de Rousseau en “Emilio” es la formación del hombre natural, justificándose en el principio de que “todo está bien al salir de las manos del autor de la naturaleza, pero que todo degenera al contacto con el hombre.” 

CONFESIONES

Es una obra autobiográfica de profundo auto examen, apareció hasta después de su muerte (1782-1789), que revelaba los intensos conflictos morales y emocionales de su vida.  En esta obra, Rousseau introduce  un nuevo estilo de expresión emocional extrema, relacionado con la intensa experiencia personal, además de la exploración de los conflictos entre los valores morales y sensuales. 

ENSUEÑOS DE UN PASEANTE SOLITARIO

Su última obra, Reflexiones de un Paseante Solitario (1782) contiene sus más bellas páginas, su amor por la naturaleza, en la que hallará un refugio contra la maldad de los hombres, tema que se expresa con acentos verdaderamente conmovedores. El contenido del libro es una mezcla de anécdotas biográficas, descripciones de observaciones, especialmente de plantas, hechas por Rousseau en sus paseos por París, y elaboraciones y extensiones de argumentos previos en campos como la educación y la filosofía política.